El Poder de la Etica :: Prospectiva y Estadística
El poder de la etica Hoy es :
Articulos prospectiva y Estadistica Otras colaboraciones Promocion turistica Referencias Contactenos
Articulos prospectiva y Estadistica
 
   

“BASILEA III: IMPLEMENTACIÓN NECESARIA PERO NO SUFICIENTE”

Por: José I Fernández C

Foto: The Bank of International Settlements

Palabras de Wayne Byres Secretario General del Comité de Basilea sobre Supervisión Bancaria para la Estabilidad Financiera

6 ª Conferencia Bienal del Instituto de Gestión de Riesgos y Supervisión de Basilea,

BASILEA, SUIZA al 6 de Noviembre del 2012.- Me complace entregar este discurso a la Estabilidad Financiera en su 6 ª Conferencia Bienal del Instituto de Gestión de Riesgos y Supervisión. El Comité de Basilea se refiere a su continua asociación con el FSI que es tan importante y altamente productivo. Esta conferencia es un gran ejemplo de la capacidad del FSI para atraer los reguladores y supervisores en conjunto de todo el mundo para discutir importantes cuestiones reglamentarias. La agenda para hoy y mañana se ve muy interesante, y la variedad y calidad de los tópicos son impresionantes. Estamos muy contentos de poder apoyar esta Conferencia, y espero que todos ustedes tengan una agradable estancia en “Basilea.”

Mi mensaje principal para ustedes esta tarde, es que la implementación de Basilea III es esencial, pero debe ir acompañada de otras medidas y reformas para que se genere un sistema bancario sano que verdaderamente sea seguro para el futuro. Necesitamos que nuestros enfoques de regulación y supervisión sean óptimos para trabajar en conjunto, ya que ninguno es suficientemente autonomo por sí solo. Debemos implementar Basilea III y las demás reformas acordadas de manera completa y oportuna, mejorar nuestras capacidades de supervisión y ser sensibles al estrés y los riesgos que puedan surgir. No podemos garantizar que no se pueda generar una “Crisis” más adelante, pero podemos asegurar resistencia mejorada para tratar de prevenir esta.

¿Por qué es necesario Basilea III?

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para nosotros y que la gente en forma y saludable tienden a vivir más tiempo, más feliz y en una forma más satisfactoria. Sin embargo, muchos de nosotros - y ciertamente no puedo pretender ser ninguna excepción a esto - lucha para hacer la cantidad de ejercicio y seguir el tipo de dieta que sabemos que va a ser bueno para nosotros. Cambiar nuestros hábitos pueden ser difícil. Algunas personas que desean mejorar su bienestar tienen la suerte de tener la fuerza de voluntad para resistir la tentación y cambiar su estilo de vida por su propia voluntad. Los usuarios que quieran hacer el cambio luchan por su propia cuenta, por lo que inscribirse en un gimnasio o contratar a un entrenador personal puede ayudar a proporcionar estímulo adicional y apoyo mutuo. Algunos otros, por desgracia ignoran los riesgos y requieren de una gran crisis de salud antes de que sean capaces de cambiar. Y algunos, por supuesto, no creen en el cambio en absoluto hasta que es demasiado tarde.

Si usted aspira a una vida más sana, sin embargo, hay algunas recetas comunes para ayudar a hacerlo más fácil, estoy hablando del cambio de hábitos y esto puede ser manejable:

• En primer lugar, tener claro su objetivo: Saber lo que usted está trabajando, y por qué es importante hacerlo.

• En segundo lugar, piense en un plazo de tiempo durante el cual usted puede alcanzar sus metas, y que sean razonables y no agresivas (siempre es más agradable de llevar una sorpresa por quedarse corto en el planteamiento de vida, que por un exceso de lograr algo inalcanzable que se traduzca en el convertirse en su propia victima y sentirse desanimado al no cumplir con las metas poco realistas antepuestas).

• Y luego, fijarse metas intermedias que le permiten controlar el progreso y asegurar a mantenerse en el camino correcto.

Lo más importante, sin embargo, es empezar. No lo deje para mañana, porque en el mañana siempre habrá razones por las cuales no es un buen momento para comenzar.

¿Por qué estoy diciendo todo esto? Porque tenemos que pensar en la reforma regulatoria, en mucho, de la misma manera que lo anterior comentado. En los años previos a la crisis, el sector financiero vivió la vida proclive al exceso, los buenos tiempos eran difíciles de resistir y la moderación fue poca. Comer, beber y ser feliz era la filosofía general y nosotros, como acompañantes de reglamentación, no fuimos lo suficientemente vigilantes. Ahora todos estamos tratando con la realidad de la resaca inevitable, y partes de la industria están en mala salud y muy fuera de forma. Algunos bancos están en cuidados intensivos y algunos no lograrán sobre vivir. Por ello, debemos guiar a la industria a través de un cambio de estilo de vida. Nuestro objetivo es un sector bancario que pueda operar en una manera que sea competitivo y financieramente sólido.

El tema de mi presentación de hoy es que Basilea III es necesaria, pero no suficiente para un sistema financiero sano. Antes de explicar por qué, déjame resumir los elementos claves de Basilea III:

• Basilea III obliga a los bancos a mantener mayores niveles de capital con un mínimo de participaciones comunes en los bancos con un aumentó de 2% a 7% (2019) de los activos ponderados por riesgo en el tiempo.

• Basilea III obliga a los bancos a mantener mejor calidad de formas de capital, con acciones comunes en el núcleo con requisitos necesarios y normas para garantizar otros tipos de instrumentos de capital que sean genuinamente dirigidos a la absorción de pérdidas.

• La nueva normativa mejorará la cobertura de riesgos en particular para las actividades comerciales complejas, actividades sin liquides de intercambio y exposiciones fuera de hojas de balance.

• Hemos introducido un colchón de conservación de capital, diseñado para hacer cumplir las medidas correctivas cuando la relación de capital de un banco se deteriora, y un colchón anticíclico para exigir a los bancos a tener más capital en los buenos tiempos para prepararse para los días de lluvia inevitables por delante.

• Hemos añadido un radio de apalancamiento como un respaldo para el enfoque de capital basado en el riesgo, para asegurar que los bancos no se conviertan y sean excesivamente apalancados en una base no ponderada por el riesgo.

• Por último, Basilea III introdujo las primeras normas internacionales para la liquidez bancaria y financiación, destinadas a fomentar la capacidad de recuperación de un perfil de liquidez del banco de riesgo para ambos trastornos, a corto y largo plazo.

Además de estos cambios, el Comité ha acordado requisitos adicionales de capital para los bancos considerados de importancia sistémica a nivel mundial o nacional. Estas reformas están diseñadas para dar cuenta de sus externalidades negativas, es decir, los costes adicionales que su fracaso podría imponer a la sociedad.

Existe un amplio consenso en que se trata de una respuesta integral a las lecciones obtenidas de la crisis, y producirá un sistema bancario que será mucho más resistente y menos propenso a los excesos, que en el caso del pasado.

Después de haber diseñado el nuevo marco operacional, ahora tenemos que ponerlo en práctica.

A menudo oímos cuestionamientos si realmente es todo lo necesario que se debe implementar, sobre todo en la actual crisis económica, que existe en el ambiente. En respuesta, déjenme volver a la analogía del ejercicio.

En primer lugar, vamos a tener claro nuestro objetivo, y por qué la aplicación plena oportuna y consistente de Basilea III y el por que es sin duda importante. Al exponer estos casos podemos mirar hacia el pasado, el presente y el futuro.

• En primer lugar, estaríamos faltando a los deberes de las comunidades a las que se sirve, y todo si no aprendemos ha responder a las lecciones del pasado reciente. En retrospectiva, es fácil ver que las anteriores normas internacionales mínimas de capital de los bancos eran demasiado bajas. Los reglamentos no eran suficientes para actuar como una restricción en el incentivo natural dentro de los bancos a aumentar el apalancamiento: Esto no tan sólo permitió aprovechar para llegar a niveles muy altos de capital, sino que también permitió que el apalancamiento que se construiría sobre una base de capital que resultó un tanto ilusoria (over the shadows); cuando fue necesario.

Esta falta de resistencia verdadera en el sistema bancario llevó a la inestabilidad financiera generalizada y significativa cuando la música se detuvo abruptamente y los mercados se apartaron de la toma de riesgos. Basilea III responde a esta experiencia por medio de elevar sustancialmente los requisitos mínimos de capital, por lo tanto se centró principalmente en acciones ordinarias, y asegurar que otros instrumentos que cuentan como capital regulatorio verdaderamente estarán disponibles en momentos de necesidad.

• En segundo lugar, tenemos que entender las demandas del entorno que estamos viviendo actualmente. La década del 2007 fue una en el que los bancos se maximizaron y fueron recompensados, por medio a la eficiencia de la participación de capital - altos niveles de capital social se veía como algo negativo y, sin restricción alguna para su aplicación para los tenedores de deuda, la gestión de bancos se hizo muy centrado en encontrar formas de devolver capital a los accionistas. En el futuro previsible, la prioridad será la fortaleza de capital. Por supuesto, los accionistas seguirán queriendo evitar el exceso de capital con retornos muy importantes, sentados sin hacer nada, pero los inversores y agencias de calificación otorgan en la actualidad un peso mucho mayor a tener una fuerte base de capital y las primas de riesgo pagadas por los bancos en una posición más débil hacia ellos será mucho mayores. Fortaleza de capital es una ventaja competitiva en un momento de mercados frágiles y débiles de condiciones económicas. En ese entorno, sólo los bancos fuertes tienen la confianza de sus contrapartes para que puedan endeudarse sin dificultad, y por lo tanto a prestar con confianza. Bancos débiles en esta posición pueden hacer poco. Basilea III es la base para restablecer la salud financiera de los bancos, incluyendo a fin de que sea voluntariamente y activamente el tratar unos con otros, que es a su vez fundamental para restablecer el funcionamiento del sistema financiero en general.

• Y por último, un sólido conjunto de normas bancarias internacionales es fundamental para el futuro. En un momento en que la preocupación está justificada y que se expresa en el ambiente acerca de la fragmentación del sistema financiero, preservando las bases de un paisaje bancario competitivo internacional en el futuro nunca ha sido más importante. En respuesta a la crisis, es fundamental que evitemos un mosaico de diversas medidas nacionales que actúan como una barrera a la actividad bancaria transfronteriza. La aplicación plena, oportuna y consistente de los estándares acordados en el ámbito internacional hace que sea mucho más fácil para los bancos para operar y competir a nivel internacional. Si no continuamos trabajando para lograr este objetivo, entonces sólo se nos hará más difícil revertir la actual retracción de la actividad bancaria internacional.

La aplicación consecuente de Basilea III consistente en todo el mundo, ayudará a proporcionar la base sobre la cual los bancos pueden ampliar y competir en los mercados internacionales. Dado que nuestro objetivo es claro e importante, entonces necesitamos pensar en el calendario y nuestras metas intermedias. No queremos establecer objetivos inalcanzables, pero queremos asegurarnos de que podamos ver que estamos haciendo progresos constantes hacia nuestro objetivo.

Muchas personas que no están muy involucrados con Basilea III por lo menos sabemos que los requerimientos de capital se han elevado sustancialmente, y que estas medidas están destinadas a entrar en vigor a principios de 2013. Esto, desafortunadamente puede llevar a una percepción de que en menos de dos meses, habrá un "big bang" y los bancos tendrán todo el peso de la nueva reglamentación.

Fuente: Banco de Pagos Internacionales, información bajo embargo solo para el manejo de Periodistas Autorizados por el Banco: Interpretación (JIFC)


DOCUMENTO ORIGINAL 
 
 
Canal once TV
Banco Mundial Mexico
BIS
Washington Post

Para cualquier información sobre está página favor de contactar al
Dr. José Ignacio Fernández Carús
Director y Editor General
info@elpoderdelaetica.com